Deporte

Después de la épica, la gloria (Liverpool y Tottenham definen hoy al nuevo rey de Europa)

Por: Juan Camilo Ardila Durante

Después de 1.099 días de reinado del Real Madrid que ganó las últimas tres Champions consecutivas, hoy -valga la ironía- será en Madrid donde el 13 veces campeón de Europa perderá el torno. Y lo hará frente a un equipo inglés. Por un lado estará el Liverpool con un mítica historia copera con 5 Copas de Europa obtenidas y por el otro lado estará el Tottenham que buscará ganar la primera. ¿Quiénes sonreirán hoy cuando caiga la noche en Europa y aún siga el sol puesto en Colombia?

Esta Champions 2018-2019 ha sido memorable por el regreso al más alto nivel de un viejo rey de Europa como lo es el Ajax y, sobre todo, por las remontadas consecutivas que nos hicieron delirar de emociones múltiples a futboleros neutrales. La noche de Cristiano ante el Atlético de Madrid para que la Juventus eliminara a los españoles ya queda muy lejos y parece pequeña en el recuerdo si la comparamos con la presentación magistral del Ajax en el Santiago Bernabéu habiendo perdido el partido de ida ante el vigente campeón de Europa. Y ni hablar de lo que sucedió en ese extraordinario 5-4 del Manchester City ante el Tottenham con el gol anulado a Agüero en el último suspiro por un fuera de juego que el VAR, debutante en la Champions, señaló con justicia.

Pero son los dos equipos finalistas de hoy los que cargan consigo la más grande fuerza de resiliencia, la capacidad de no rendirse incluso cuando todo estaba perdido. O cuando todo parezca perdido. El Tottenham llegaba al partido de vuelta al Amsterdam Arena con la necesidad de ganarle de visitante al equipo que mejor ha jugado en el torneo. El Ajax, que no necesitaba siquiera ganar, llega al descanso con un 2 a 0 a favor que hacían vislumbrar un segundo tiempo frío, sin un ápice de esperanza para los dirigidos por Mauricio Pochettino. El equipo de Londres empezó a arrinconar a los fabulosos jugadores del Ajax y Lucas Moura, un jugador que había sido suplente durante gran parte de la temporada, empezó a transformar la noche de Ámsterdam en ‘la noche de Moura’. El gol rozando el minuto 95, el mismo minuto en el que Agüero les marcaba en fuera de juego en cuartos de final, se convertía para el Tottenham en el gol más importante en toda su historia y el más triste para el Ajax en su historia moderna. El Tottenham estaba muerto, pero Lucas evitó que los médicos anotaran la hora de defunción.

Por su parte, el Liverpool no se queda atrás si le hablan de ‘épica’. Cuando Messi se encargó de que el club de la ciudad de Los Beatles se fueran de Barcelona con un 3 a 0 en contra habiendo incluso jugado mejor que el equipo español, el entrenador alemán Jurgen Klopp apareció en rueda de prensa con el tono resignado del que había sellado su eliminación.

Llegó el partido de vuelta en Anfield y sonó el himno ‘You’ll Never Walk Alone’, quizás el más emotivo u bello de los himnos futboleros. Parecía que el partido iba a ser vibrante hasta que Messi se encargara de asesinarlo con un gol que en algún momento llegaría. Los ‘reds’ se pusieron en ventaja muy temprano con el gol de Origi antes de los siete minutos, pero Barcelona tuvo mejores ocasiones en el primer tiempo. Sin embargo, el Liverpool en el segundo tiempo parecía seguir en volandas con el canto de sus hinchas y el Barcelona empezó a sentir miedo, como un año atrás en Roma cuando cayeron eliminados. Dos goles consecutivos de Wijnaldum emparejaron la eliminatoria y el cuarto y decisivo gol llegó en una jugada bizarra que será uno de esos goles que jamás serán olvidados, no por su belleza sino simplemente porque fue real pareciendo ser producto de la ciencia ficción.

En pocas horas, a partir de las 2 de la tarde, veremos al rival que evitó la muerte definitiva -el Tottenham- y a aquel que creyó firmemente que la épica era posible ante el mejor Messi -el Liverpool-. Disfrutaremos de una final entre dos rivales que no creen en la palabra ‘rendirse’. Disfrutaremos de una final de Champions entre dos equipos que han vencido a la muerte. Es por eso que la esperanza de una final memorable es la mejor invitación posible para verla.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar