Cultura y Turismo

“Estoy muy agradecido de que me hayan convencido de hacer la película de El olvido que seremos”: Fernando Trueba

Por: Juan Camilo Ardila Durante*

Mientras el expresidente Juan Manuel Santos era ovacionado en el Teatro Adolfo Mejía, al cineasta español Fernando Trueba lo aplaudían también cuando su espigada figura se asomaba en el cinematográfico patio del Centro de Formación de la Cooperación Española para hablar sobre su infancia, el amor inconmensurable por los libros y el cine, y para contar cómo llegó a decidir -con profunda dificultad- adaptar el filme sobre ‘El olvido que seremos’, la novela de Héctor Abad Faciolince, considerada por muchos lectores como “una de las obras literarias más importantes del siglo XXI”, tal cual como dijo Luis Alegre Saz, escritor y cineasta español, y quien procuraba entrevistar durante una hora a la persona que se encargó del reto mayúsculo de mudar la historia del papel hacia la pantalla grande.

Fernando inició su intervención contando que llegó a ‘El olvido que seremos’ gracias a su mujer Cristina, a quien veía llorar todo el tiempo mientras leía la novela. “Me impresionó mucho y decidí acercarme al libro y realmente quedé profundamente conmovido. ‘El olvido que seremos’ efectivamente te arranca muchas lágrimas, pero también es porque su autor, además de un retrato del horror, elaboró una celebración de la vida”.

Trueba, ganador del Óscar a Mejor Película Extranjera por la Belle Epoque en 1994, confesó que se enamoró profundamente de Héctor Abad Gómez y de cómo su hijo describió el amor infinito que tenía por él. Empezó a comprarlo en cada viaje que hacía y en todos los idiomas a los que había sido traducido para regalarle la novela a gente a quien él quiere mucho. Inconscientemente, se volvió una especie de costumbre, se topaba con ediciones diferentes del libro y sentía que el mejor acto de amor posible era regalar la novela de Héctor Abad Faciolince.

Para entonces no tenía ni la más mínima intención de adaptar la novela al cine. Le parecía una locura. “Cuando me ofrecieron hacer la adaptación cinematográfica dije que no porque esta obra maravillosa no podía contarse de una manera distinta a la que Héctor lo había conseguido”.

Sin embargo, el presidente de Caracol Televisión, Gonzalo Córdoba Mallarino, y el mismo Héctor Abad Faciolince, quien no veía a ningún otro director capaz de lograrlo, procuraron convencer a Fernando para aceptar ese desafío artístico tan complejo. “Hubo dos razones que me hicieron cambiar de decisión: la primera es que Héctor quería que yo la dirigiera y la otra llegó cuando me dijeron que podía elegir al guionista de mi confianza para salir de semejante problemón gordo en el que me estaba metiendo. Elegí a David Trueba, y no lo hice por sea mi hermano, sino porque es la persona más inteligente que conozco”.

Fernando contó que su hermano David, quien además de guionista es un reconocido escritor, había ya adaptado años atrás la novela ‘Soldados de Salamina’ (Javier Cercas), “una de las adaptaciones cinematográficas más hermosas que he visto en mi vida”.  

Finalmente se filmó la película. Fueron 10 semanas de rodaje en Colombia, entre Medellín y Bogotá. El director, que ha trabajado con actores de la talla de Penélope Cruz, Antonio Banderas, Ana Belén y Melanie Griffith, entre otros, contó para esta película con los colombianos Patricia Tamayo, Juan Pablo Urrego, Laura Londoño y jóvenes talentos como Nicolás Reyes y Luciana Echeverry, de quienes Trueba se refirió como “dos tremendos actores”.

Él sabía que el problema principal del elenco lo tenía con la persona que iba a interpretar a Héctor Abad Gómez. “Yo quería que el personaje de Héctor mostrara claramente esa carcajada por la vida, que era tan infinitamente hermosa y contagiosa. Lo vi muchas veces en fotos en blanco y negro, en periódicos viejos y en varios documentales y tenía claro que el actor que lo debía interpretar tenía que mostrar con maestría esa alegría inmensa por la vida”.

Fernando ya tenía migraña con el tema porque no sabía qué hacer. Sin embargo, un día feliz recibió un email de Héctor Abad Faciolince en el que le decía que el actor Javier Cámara le recordaba mucho a su padre. Trueba no había pensado en un actor español por la dificultad lógica del acento, pero sabía que Cámara, quien había trabajado con él en ‘La reina de España’ (2016), podía llegar a la voz de Héctor Abad Gómez.

“En los días de rodaje Javier se transformó en Héctor Abad. Realmente fue impresionante. Su actuación es sublime y sé, porque la familia de Héctor ya vio la película, que logró impresionar de la misma manera a sus seres más queridos”.

Trueba señaló que definitivamente “para hacer un buen libro o una buena película hay que perder el miedo de hacer el ridículo. Yo lo perdí hace mucho tiempo y ahora espero dos cosas con esta película: que le guste a la gente y que motive a muchos a leer la novela. Quienes no lo hayan hecho están ante una oportunidad única de regalarse algo que los cambiará por completo”.

Ya acabando su charla con Luis Alegre, Fernando Trueba agradeció a Colombia el respeto y el amor por la cultura y por conservar una empatía con el otro que en pocos lugares del mundo se encuentra. Se puso de pie y aplaudió al público que lo fue a ver y quedó con ganas de seguir escuchándolo. El consuelo es que podrán hacerlo este sábado cuando conversará con Héctor Abad Faciolince en pleno Hay Festival. Las carcajadas por la vida continuarán garantizadas.

*Editor de Metro Joven

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar