Deporte

Generación de campeones

Por: Ángel Martínez*

Un día cualquiera tuve la bendición de nacer.  Dios, las estrellas, la vida misma, casualidad, podríamos ponerle muchos nombres, yo lo llamo milagro de vida, el cual además vino con un plus, fui concebido para nacer en 1.980.

Un año que quizás no represente nada para muchos, para otros represente demasiadas cosas, lo cierto es que para mí, es el año justo para decir que al igual que millones de personas fuimos bendecidos por nacer en un tiempo perfecto para gozar de privilegios. Aunque los nacidos en los 90’s, 2000 y por qué no antes de esas décadas, también gozan de esos privilegios, solo que no puedo dejar de destacar esos maravillosos 80’s.


Dejo claro que solo son mis apreciaciones con base en situaciones, pero nacer en los 80’s es digno de respeto, porque gracias a la maravilla del tiempo, sí, ese mismo que muchos ven como enemigo, hemos podido conocer (aunque sea por televisión), el talento de varios artistas y deportistas, en la plenitud de sus carreras, que han dividido en dos la historia de sus disciplinas llámese como se llame.

En la música nos quedamos cortos. Michael Jackson, jajaja, empecé con toda, Madonna, Héctor Lavoe, Prince, Fredy Mercury, Wilfrido Vargas, Barry White, disculpen a los que no mencione o sus memorias, pero es solo el abrebocas para decir que estos personajes, aunque no nacieron en esta década (nacieron antes), tuvieron sus picos más altos en la década de los 80´s sin importar el género musical, dejaron huella y precedentes para la camada de artistas que venía detrás.

Cambio de frente. No voy a hablar de música, ya tendremos tiempo para eso y bastante, hoy la oportunidad es para esos deportistas que gracias a que nacimos cuando nacimos, hemos podido disfrutar en sus mejores momentos.

Escoger uno para empezar la lista no es nada fácil, por preferencia y gusto inicio con su majestad, ese afroamericano nacido en Carolina del Norte en 1963. Se convirtió en su majestad porque tiene seis, si leyeron bien, no es un error, seis anillos de campeonato de la NBA, del mejor basketball del mundo. No podría ser otro, los que conocen del tema saben que no tengo temor de equivocarme, Michael Jordan, el mismo que se ha colgado dos oros olímpicos y desde que es toda una súper estrella es toda una empresa del merchandandaising. Un caballero dentro y fuera del maderamen, nos hizo vibrar entre 80´s y 90´s con cada volcada y cada sostenido inexplicable, flotaba de una manera que el que lo veía, tenía todo el tiempo del mundo para decir, ¿y este man qué, vuela?  pues les digo algo, a ese man, lo vimos en la plenitud de su carrera gracias a ese pequeño instante de la historia que decidió traernos a este mundo terrenal.


La lista es larga. ¿Con quién seguimos? Me arriesgaré, el Diego, el 10, el creador de la mano de Dios. Todo un artista, Diego Maradona mutó y convirtió sus piernas en un par de pinceles para dibujar en un lienzo llamado cancha de fútbol las mejores obras de arte. Aquel mítico estadio Azteca (en el Mundial de México 86), lo tuvo entre sus entrañas para entregarle la Copa del Mundo, digno reconocimiento a solo los mejores y en el 86, él fue el mejor, ni hablar de lo que hizo en Nápoles, Italia, donde al día de hoy, es considerado el mejor futbolista que ha tenido su equipo y todo un dios. ¿Cuántos argentino dicen hoy “Che, el Diego, es el más grande”, opinión que comparten muchos a nivel mundial. Les recuerdo, lo vimos porque somos de esa época que nos permitió verlo, yo estaba pela ‘o, pero el gusto por el fútbol y ver a este monstruo jugar de la manera que lo hacía, enamoraba a cualquiera sin importar la edad.
Si seguimos con fútbol no podemos dejar de lado al también argentino Lionel Messi. Para muchos el remplazo del 10, el mejor de todos los tiempos, pero son percepciones y opiniones, muy respetables. La mía, es que el Diego es el mejor de la historia del fútbol.


No nos vamos a distraer, volvamos a Messi: lo ha ganado todo internacionalmente a nivel de clubes, es claro que ha faltado esa cereza del helado, la anhelada copa mundo, levantar ese trofeo ha sido esquivo para un jugador que si bien lo ha dado todo y tiene todo para ganar no ha podido, es que recuerden el fútbol al igual que muchos deportes es un deporte de conjunto, solo no podrías ganar, pregúntenle a Maradona. Ah A Messi también lo hemos visto en la plenitud de su carrera.


Interminable la lista, le metemos velocidad a esto, Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo en Fórmula 1, dos en la escudería Benetton y cinco a bordo de los caballos de Ferrari. El mejor de todos los tiempos, eso sí, haciéndole una mención al brasileño Airton Sena, (QEPD). Schumi, como lo llaman, está retirado y convaleciente, pero nos hizo vibrar cuando aceleraba a más de 300 kilómetros por hora, justo en ese instante aceleraba también nuestras pulsaciones, daba gusto verlo manejar, no faltaba en la calle el que le gritaba a uno si iba a más de 40 kilómetros por hora “Hey, qué te crees, Schumacher?”.


Sigamos corriendo, ahora con las piernas, momento también para el mejor de todos los tiempos en atletismo, Usain Bolt. Wikipedia entre sus líneas dice que “ostenta” ocho oros olímpicos, pero además lleva en sus legendarias extremidades inferiores once títulos mundiales. Como si fuera poco, también es dueño de los récords mundiales de los 100 y 200 metros lisos, sumándole la carrera de relevos 4×100 con el equipo jamaicano. De postre, este man, llamado por muchos como “hijo del viento”, hace parte del selecto grupo de los siete atletas que en la historia han ganado títulos en las categorías juvenil, júnior y absoluta.

Todo un capo de capos, como coloquialmente le diríamos acá. Más de un amigo de lo ajeno desearía tener la virtud de correr así de rápido, es que ustedes saben qúe es correr 100 metros en menos de 10 segundos, gente, estamos hablando de correr 10 metros en menos de un segundo, lo dicho, capo de capos, o no recuerdan sus videos llegando a la meta mirando hacia los lados como diciendo con la mirada, “Los dejé regados, nadie me alcanza porque soy la mon….”, bueno eso es a mi parecer, lo que el man quería decir, puedo estar equivocado. Y a este también lo disfrutamos por nacer cuando nacimos, ni muy niños ni muy viejos, los disfrutamos a plenitud.


Con quién seguimos. Acabo de recordar que una vez, unos policías querían darme raqueta (término utilizado en la costa para decir que los policías piden soborno), yo no llevaba el cinturón puesto, de una les digo que preferí pagar la multa.


Hablando de raqueta, hablemos de un tal Roger Federer, el gran Roger, todo un relojito suizo a la hora de atacar con su revés. Un verdadero titán, a sus 38 años sigue en la élite orbital del tenis, es cuarto en el ránking mundial. Es dueño de apodos que definen su grandeza. La Perfección Suiza, ​ El Gran Roger, ​ El Reloj Suizo, ​ El Maestro Suizo, ​ El Expreso Suizo, en fin, no es para menos, verlo es ver al mejor de todos los tiempos en su disciplina, 20 títulos de Grand Slam son su carta de presentación, sin olvidar que ha sido el tenista con más semanas en el primer lugar con un total de 310 semanas, de las cuales 237 han sido consecutivas. Si naciste en los 80´s o 90´s, seguro sabes de este man, quien nos enseñó que dar raqueta es literalmente acabar con un rival a punta de raqueta.


¿Qué creyeron, que no nos íbamos a montar en las dos ruedas de una bicicleta? Los mejores de todos los tiempos sí están alejados en la historia. Eddy Merckx, de Bélgica es considerado por muchos expertos de este deporte como el mejor ciclista de la historia, debido a sus triunfos. En 1974 obtuvo la denominada Triple Corona del ciclismo: ganó el Giro de Italia, el Tour de Francia y el Campeonato Mundial de Ciclismo en Ruta celebrado en Montreal, Canadá.


En total, ganó el Giro de Italia en cinco oportunidades (1968, 1970, 1972, 1973 y 1974); cinco triunfos en el Tour de Francia (1969, 1970, 1971, 1972 y 1974); tres Campeonatos Mundiales de Ciclismo en Ruta (Heerlen, Holanda, en 1967; Mendrisio, Suiza, en 1971 y Montreal, Canadá, en 1974); y la victoria durante su única participación en la Vuelta a España, en 1973. Aclaro, a este no lo vi, pero por sus logros hay que mencionarlo.


El más reciente, el más contemporáneo con nuestra época es Lance Amstrong, un duro sobre ruedas, salió adelante de un cáncer, pero, corrió dopado, nada que hacer, talento si tenía, pero él mismo hizo que su glorioso nombre fuera borrado de las páginas doradas y se escribiera en la lista de tramposos. Acá hay que hacer mención de varios de nuestra época, Christofer Froome, Alberto Contador, nuestro Nairo Quintana, Rigo Urán, ah cómo olvidar las hazañas de Fabio Parra y  “Lucho” Herrera, todos de élite.


¿Quién dijo miedo? Vamos pa’l agua. La natación es mi deporte favorito. Tuve la fortuna de ver sus grandes récords y a pesar que el tiempo pasa, sus logros son muy difíciles de igualar, ojo, no es imposible, pero para hacerlo toca tirar buen brazo. No se si ya saben de quién hablo, nada más y nada menos que de “El tiburón de Baltimore”, Michael Phelps, ese mismo que tiene 28 medallas olímpicas, créanlo amigos y amigas, 23 son de oro, tres de plata y solo dos de bronce. Otro capo, Acuaman le quedó chiquito, porque por muy súper héroe que sea no he visto en ningún lado que haya ganado una sola medalla, así sea de cobre. Es que 23 de oro, esa vaina lo convierte en el deportista con más medallas de oro en la historia de las olimpiadas. Sin dejar de lado el sinnúmero de logros en campeonatos mundiales ¿Quién discute que Phelps es el mejor?


La lista no acaba, pero en el espacio en esta prestigiosa revista, podemos mencionar muchos más; y si sacamos pecho y nos esponjamos como el mejor de los pandebonos, nombrando a colombianos que han estado en la élite mundial del deporte, estoy seguro que tampoco acabaríamos hoy.
Nuestra hermosa Mariana Pajón, con sus piernas tan ….¡Dios mío! y que es bicampeona olímpica, la sonrisa de Caterine Ibargüen, también campeona olímpica y mundial, la agilidad de Jossimar Calvo, ese joven que le dijo al mundo a punta de piruetas que en Colombia hay gimnastas de los mejores. Cómo no recordar a Juan Pablo Montoya, que nos ponía a madrugar para ver sus movimientos en la fórmula Cart en aquel torneo del año 99. Faustino Asprilla, “Pibe” Valderrama, James Rodríguez, Radamel Falcao García, quienes le dijeron al mundo que en nuestro país también se juega fútbol del bueno y que talento para exportar es lo que hay. El gran Egan Bernal, único colombiano en pasearse por los Campos Elíseos a bordo de su “Bici” con la fortuna de ser campeón del Tour de Francia (la mejor competencia del ciclismo mundial).


Mis respetos a ellos y a los que no menciono por cuestiones de espacio, a todos hemos tenido la fortuna de verlos, todos nos han acelerado el corazón y nos han hecho dejar de lado esas estúpidas fronteras regionales, para convertirnos en un solo país que, si no fuera por las alegrías que nos ha entregado deporte y nuestros deportistas, quién sabe cómo viviera.


Gracias a Dios y a la vida porque hemos visto a los mejores de la historia del deporte, espero que podamos ver más. Mientras tanto, sigo viendo videos de esos que dejan huella y que son muy difíciles de igualar. Es que una volcada de Jordan, una mágica jugada de Maradona que termine rematando Messi, una escapada de Schumacher, un revés de Federer, una zancada de Bolt, y ver tirar brazo a Phelps, no tiene precio: solo es sentarse a disfrutar del dulce sabor de la excelencia.


Yo nací en los 80’s. El que nació antes o después, como lo dije al principio, a lo mejor gozó también viendo a esos extraterrestres del deporte, pero el plus ochentero es inigualable. El que nació en esa década sabe a qué me refiero y les prometo que habrá espacio para explicar por qué.

*Comunicador Social y Periodista

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar