Historias

Análisis sobre Formación del Recurso Humano en Salud en tiempos del Covid-19

Por Juan Carlos Lozano Pineda *  

En el Foro organizado por la ‘Mesa por la Salud en Bolívar y Cartagena’, que se llevó a cabo en octubre del 2019 en la ciudad, se habló de cómo la paupérrima condición de la red hospitalaria pública de Cartagena afectaba negativamente la calidad del servicio médico a la población subsidiada, y creaba limitaciones al desempeño profesional del equipo humano sanitario que allí laboraba, propiciando inconformidades e inseguridad para todos los trabajadores y que además se abordó en perspectiva, y de cómo esas condiciones terminaban incidiendo también en la calidad de la formación del recurso humano en salud que desarrolla sus prácticas formativas en esos sitios.   Aunque no todos los escenarios clínicos –entre los públicos y privados – de la ciudad tienen una disposición de respaldo para la educación médica expresadas dentro de sus objetivos misionales y políticas institucionales, aquellos que si reciben estudiantes, lo hacen a través de convenios docencia-servicio que propician desde el compromiso asumido, poner a disposición de los alumnos las condiciones logísticas y de recurso humano para cumplir con la formación.

Desde 1957, la Organización Mundial de la Salud establecía que el hospital hacía parte de una organización médica y social que proporcionaba una asistencia médico-sanitaria, y también era un centro de formación del personal médico-sanitario, relacionado con la docencia y la formación continuada. En la Declaración de Edimburgo 1993, de la Cumbre Mundial de Educación Médica, se expresó que el proceso formativo del recurso humano sanitario exigía una estrecha relación con el sistema de atención en salud. Sin ese vínculo, no habría una satisfactoria coherencia entre la preparación del profesional y la realidad social. En el documento ‘Salud en América Latina y el Caribe’, M. Periago reafirmó que las funciones esenciales de un hospital tenían que ver con la atención médica, con la educación universitaria y de la comunidad en general, propiciando la Investigación médica y la administrativa.

En ese marco, el proceso de formación ideal del recurso humano en salud se desarrolla, en gran medida, durante las prácticas clínicas o en el contexto del entorno comunitario. El hospital se plantea como un inmejorable escenario particular de mucha pertinencia, con modelos pedagógicos para el desarrollo de competencias profesionales y el aprendizaje de valores y actitudes, donde nada supera estar al lado del paciente, cerca de su cama o en la consulta ambulatoria. Allí, un profesional de la salud es profesor y hace la observación directa de los desempeños y del desarrollo de las competencias, con la respectiva  evaluación significativa del proceso, donde también hay contacto con los familiares, con lo cual se hace conciencia y se sensibiliza en reconocer la vulnerabilidad del enfermo y se consolida el respeto al ser humano allí confinado. Todo en un ambiente de interdisciplinariedad con otros profesionales y con el equipo humano auxiliar. La experiencia en el entorno comunitario del paciente es otro momento importante del proceso de enseñanza, toda vez que éste, contextualiza al estudiante en la relación que hay entre los factores ambientales, los familiares y la salud del paciente, fortaleciendo los conceptos de la Medicina Preventiva.

Qué bueno sería, desde esa importancia que tiene la figura del hospital para la formación en salud, que se pudiese contar con el consenso de la red de esos centros asistenciales de Cartagena, y se aprovechara la oportunidad de consolidar la anhelada alianza de trabajo entre IPS e IES, para que  apoyados en las fortalezas definidas de las primeras -equipo humano asistencial, sus espacios y  servicios – las instituciones de Educación con programas de salud mejoraran el proceso de la educación con calidad y pertinencia de nuestros futuros profesionales sanitarios, en el tenor de una equilibrada relación.

Lo anterior es otro motivo relevante de la gestión que es necesario hacer, para recuperar esos escenarios a través de las mejoras de sus condiciones infraestructurales, dotando de insumos necesarios las dependencias y áreas de cada IPS, mejorando las condiciones contractuales de los profesionales de la salud. Todo esto no solamente redundaría en el buen servicio de la atención a los pacientes (prioridad), sino también repercutiría favorablemente para lo educativo.

Ahora, estamos enfrentados a esta insospechada eventualidad, la Covid-19, que nos ha confinado y trastornado muchos frentes vitales, que ha  impactado también la rutina de los procesos educativos. Los escenarios clínicos que recibían a estudiantes tanto de pregrado como de postgrado, pausaron la enseñanza acatando los protocolos y directrices nacionales, como medida para controlar el riesgo de exposición y disminuir la expansión del virus. Es posible que mientras surge un  mecanismo de control a esta  pandemia, hecho que pudiese demorar entre 6 a 12 meses o más, continuaremos en un confinamiento pleno o relativo. Por lo tanto, si los estudiantes deben mantenerse sanos y sin propagar la enfermedad, ¿cómo lograr continuar instruyendo en salud?

Las instituciones de educación tienen el compromiso de leer en su entorno la problemática y producir alternativas de solución que respondan a los cambios que se están presentando. Esto implica disposición para acoger nuevas formas de aprendizaje, acceso a internet, uso apropiado de las plataformas de estudio y el acompañamiento de las instituciones. Aquí, se requiere flexibilidad en la interacción de docentes y estudiantes, el comprometimiento de ambos actores con la apropiación de la modalidad; la tranquilidad de que el proceso formativo no se está paralizando, y la conciencia de que hay que aprovechar tiempo. La modalidad virtual es una instancia con unos reconocimientos y réditos educativos que van más allá de los conceptos de autonomía, autoaprendizaje y aprendizaje colaborativos. El aprendizaje híbrido, semipresencial o combinado, es un modelo de instrucción que entreteje elementos de la clase presencial y el aprendizaje en línea. Impulsada como estrategia a mediano plazo para paliar de manera decorosa la transición, de unas clases en virtualidad por confinamiento hacia un reintegro a la presencialidad plena, en condiciones seguras y aceptables.

Este modelo virtual tiene ventajas circunstanciales para avanzar en la formación del recurso, ayudan a mejorar la calidad educativa en términos de aprendizaje sin pretender remplazar todas las ventajas y bondades de las prácticas formativas en áreas clínicas y comunitarias, pues su objetivo es  impedir la ruptura franca en la continuidad de los estudios y minimizar la pérdida del ritmo académico. Esta modalidad mixta, de un emergente reconocimiento, se está fortaleciendo y se incorporará de manera fuerte con sus recursos para sobrellevar los procesos educativos generales, reforzando y favoreciendo una mayor frecuencia con la información proporcionada y por ende de la apropiación de la misma.

Para todos aquellos a los que como estrategia les correspondió transitar por la modalidad virtual y que, con quejas o sin ellas, vienen haciendo gala de recursividad para continuar avanzando y aprendiendo, esto les desencadenó serias preocupaciones, reflexiones y críticas alrededor de que si estos modelos virtuales sustituirán o no por completo lo presencial. A unos les ha costado por no tener internet o computadores, otros, sencillamente, no han podido continuar. Las instituciones educativas vienen ofreciendo alternativas de solución dentro de un inmanente concepto de flexibilidad propio de las circunstancias, para lograr responder al compromiso hecho con  los estudiantes, aprovechando recursos tales como plataformas  de virtualidad, Internet, acceso a redes, softwares y simuladores.

En el marco del Decreto 749 del 28 de mayo del 2020, el gobierno planteó el reintegro progresivo a clases presenciales, inicialmente a los laboratorios de ciencias básicas y de simulación -Directiva MEN No. 013 de 03/06/2020 – y posteriormente el cumplimiento de las prácticas formativas, de acuerdo a la disponibilidad de los centros asistenciales. Esto se sucederá en la medida del comportamiento de la Covid-19.  La Resolución 666 del 24 de  abril de 2020 del Ministerio de Salud y Protección Social, pauta el diseño y dinamización de un protocolo general de bioseguridad con la intención de proteger a la gente en medio de la interacción social y disminuyendo la posibilidad de contagio. El reintegro a la presencialidad académica exige el compromiso de los estudiantes, docentes y funcionarios de la apropiación de estos protocolos de bioseguridad, los cuales han de ser evaluados y avalados por los entes territoriales para su ejecución. Las conductas y comportamientos allí exigidos tienen que ser respetados con todo rigor, usando elementos de protección personal, distribución del personal asistente dentro de los espacios, guardando distancias de seguridad en la interacción, comportamiento seguro dentro de los edificios institucionales. En el contexto de la Resolución Número 677 del 24 de abril del 2020 del Ministerio de Salud y Protección Social en cuanto al Protocolo de Bioseguridad para el sector transporte, se contemplan conductas preventivas y protectoras en los trayectos entre la institución y el transporte, y entre el transporte y los hogares.

Las circunstancias nos están entregando oportunidades que debemos aprovechar para beneficiarnos con algo de la experiencia de padecer un evento tan particular que no muchas generaciones van a tener la oportunidad de vivir. Un episodio histórico que nos pone a reflexionar sobre la rutina y la tradición en la que nos encontramos inmersos. Vivimos la oportunidad de re-pensarnos, de usar esta coyuntura para estremecer nuestra capacidad de re-comprender la realidad, de re-comprender el tramado con el cual urdir una enseñanza innovadora,  reinventándonos en medio de nuestras dificultades y de nuestras deficiencias, produciendo conmovedores resultados.

* Médico, magister en Educación, decano Facultad de Ciencias de la Salud de la Corporación Universitaria Rafael Núñez

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar