Historias

Un fin de semana amargo para el alcalde Dau

Definitivamente, para el alcalde William Dau, el último de julio y el primero de agosto fueron dos días para el olvido.

En menos de 48 horas, el mandatario de los cartageneros debió afrontar una seguidilla de malas noticias para su gobierno y, concretamente, para él.

Entre el viernes 31 de julio y el sábado 1 de agosto, Dau debió tragar seco al enterarse que el Tribunal Administrativo de Bolívar le había cerrado las puertas, por lo menos durante largos meses, a la posibilidad de que Héctor Consuegra, el abogado y contador a quien semanas antes él mismo había nombrado como jefe de Control Interno de Edurbe, se posesionara como contralor del Distrito.

En esos mismos días -asimismo – debió encajar otro duro golpe. La Procuraduría les abrió indagación preliminar a cinco de los concejales de su coalición de gobierno: Javier Julio Bejarano, Carolina Lozano, Claudia Arboleda, Sergio Mendoza y Lúder Ariza, por la presunta elección irregular de Consuegra Salinas. Y sus tres nuevos aliados políticos: Rodrigo Reyes, Kattya Mendoza y Hernando Piña, así como el mismo contralor electo, tendrán que afrontar el proceso disciplinario abierto (leer ‘Elección de Consuegra como contralor, un endriago que enreda a más de uno…‘).

De igual manera, durante esos días Dau debió enterarse que un Juzgado de Pequeñas Causas Laborales lo había declarado en desacato por desatender olímpicamente una orden judicial impartida el pasado mes de junio, y por ello lo había sancionado con un día de arresto y una multa de una salario mínimo legal mensual vigente (leer ‘Ordenan arresto y el pago de un salario mínimo al alcalde de Cartagena‘).

Durante ese mismo par de días, las redes sociales se convirtieron en un hervidero. La razón: una denuncia de la excoordinadora del programa Familias en Acción, Jaqueline Perea Blanco, en contra de un grupo de miembros del movimiento político ‘Salvemos a Cartagena’ que -según ella y otros denunciantes – “atacan sistemáticamente a todo aquel que no comulgue con las formas y actitudes de su jefe“, llevó a que Antonio Támara León, quien en las redes sociales se identifica como ‘El Escribidor’, reaccionara de forma airada.

Como se puede apreciar, el conocido ‘poeta’, uno de los personajes locales que -según fuentes – más cerca se encuentra del corazón de Dau, compite con este en materia de lenguaje procaz.

Igualmente, para esas mismas fechas, miles de cibernautas se vieron sorprendidos con una escena muy singular: en una de las fotografías que remite a los medios de comunicación la Policía Nacional cuando detiene a un supuesto delincuente, aparecía -en primer plano – el alcalde de Cartagena señalando, con su dedo acusador, al supuesto asesino de un joven funcionario de la Registraduría. Se trataba, según muchos, de una imagen inédita. Sin embargo, un día después un juez dejó en libertad al capturado, quedando en el ambiente la sensación de que pudo haberse tratado de un falso positivo.

Otro hecho habría de oscurecer aún más el ya de por sí fin de semana negro que vivió el alcalde Dau este fin de julio y comienzo de agosto.

Habituado a tachar de malandrines a jueces, fiscales, contralores, procuradores, políticos, veedores y periodistas, entre otros, y en general a todo aquel que no comparta sus formas ni su propensión a ver corrupción por todos lados, esta vez habría de irse lanza en ristre también contra la Academia.

En declaraciones a Caracol Radio, el burgomaestre se refirió en fuertes términos a las directivas de la Universidad de Cartagena -UdeC – y aseguró (como ya es habitual en él: generalizando) que el plantel ha sido siempre un nido de ratas (leer ‘La Universidad de Cartagena siempre ha sido un nido de ratas: Dau‘).

De manera inmediata, las reacciones en las redes sociales y otros escenarios no se hicieron esperar.

Una de las primeras personas en reaccionar fue la abogada y periodista Susana de León, quien publicó en su cuenta en Twitter: “alcalde Dau, usted más que nadie sabe que lo he apoyado en todo lo que ha estado en mis manos sin pedir nada a cambio. Mi papá fue parte de sus directivas y fue un hombre intachable. Esos comentarios no los aceptó. ¡Respete! Así no es“.

Lo hizo el rector del alma máter, Édgar Parra Chacón, o un alto funcionario de la misma, o en todo caso alguien con poder decisorio, quien, de acuerdo con el mismo Dau, ordenó que no lo dejaran entrar a la sede de la institución en Zaragocilla “por las declaraciones que hice en la mañana de este viernes“.

Y lo hizo el abogado Jair Caro Villalba, quien de la indignación pasó a la acción y, además de rechazar públicamente las desobligantes declaraciones del mandatario, interpuso una queja ante la Procuraduría ya que, según su criterio, en las palabras de Dau “se evidencia una injuria y calumnia que no es menor, ya que se señala de manera directa por parte del burgomaestre a directivos universitarios; hombres y mujeres de gran prestigio en la ciudad, pero también sobre la misma universidad como institución”.

De acuerdo con lo que este portal ha podido establecer, la querella de Caro es respaldada por numerosos actores “que no conciben que Dau insista en sus perversas generalizaciones, no sabiendo el daño que con ello le causa a gente honorable, mientras que los verdaderos bandidos están felices“, como le diría a este reportero una fuente de la Universidad que pidió reserva de su nombre.

¿Sabrá Dau que entre las directivas de la UdeC están representantes de la Presidencia de la República y de los gremios, entre otros?“, preguntó a manera de comentario la misma fuente; “mire, para que se lo diga al alcalde: en el Consejo Superior están Patricia Martínez en representación del presidente Duque; Maximiliano Gómez en representación del Ministerio de Educación; Rodolfo Gedeón por el sector productivo; Edna Gómez, por las directivas académicas; el profesor Argemiro Menco por los docentes; Germán Cardona por los egresados y Laura Ibañez por los estudiantes. ¿Usted sabe el daño que les ha causado a todos ellos Dau con su absurda generalización?“.

Pero el final de julio y el comienzo de agosto aún le depararían otra mala nueva al alcalde Dau. La labor de uno de los funcionarios que más ha sido objeto de sus críticas: el procurador provincial de Cartagena, Guidobaldo Flórez Restrepo, de quien dijera que le tiene “metido el dedo en el c…” pero que no por ello se iba a dejar intimidar, fue exaltada por la Procuraduría General (leer ‘Procuraduría Provincial de Cartagena, la 1a. entre las 52 provinciales de todo el país‘).  

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar