Historias

Proceso por supuestas irregularidades en donación al HUC da giro de 180°

El pasado lunes 4 de mayo, el Hospital Universitario del Caribe –HUC – recibió por parte de la Alcaldía de la Localidad Histórica y del Caribe Norte o Número Uno una oportuna donación: importantes elementos de protección personal, como mascarillas N95, guantes, gafas, batas protectoras, gel antibacterial y alcohol, fueron entregados al centro asistencial en apoyo a su personal médico.

A pesar de la importancia de la noticia esta trascendió -sobre todo – porque 17 días después: el jueves 21 de mayo, los ediles José Romero Pérez, Ánderson Saer Hermosilla, Damián Hernández Anillo y Carlos Tuñón Heras realizaron una visita al HUC, se reunieron con el subgerente administrativo de la entidad, Jorge Porras Urrea, y seguidamente, a través de Facebook y Twitter, denunciaron presuntas irregularidades en el proceso de donación.

Concretamente, según los cuatro miembros de la Junta Administradora Local -JAL – de la Localidad Número uno, habría supuestos sobrecostos e inconsistencias en varios de los elementos donados.

Pero Romero Pérez, Saer Hermosilla, Hernández Anillo y Tuñón Heras no se limitaron a denunciar los presuntos hechos irregulares a través de las redes sociales.

También instauraron una queja formal ante la Procuraduría General señalando que el alcalde de la Localidad Número Uno, Luis Negrete Blanco, habría recibido a satisfacción 1.390 mascarillas de protección N95 con filtro y válvula, a pesar de que estas no cumplían los criterios técnicos para ser utilizadas por el personal médico del HUC. De igual forma, señalaron que el alcohol antiséptico suministrado “estaba pasado“.

Por esos hechos, el Ministerio Público no tardó en abrir una investigación disciplinaria. Y seguidamente, durante varias audiencias virtuales, Negrete Blanco pidió que se citaran testigos y se allegaran varias pruebas, y finalmente presentó sus alegatos. En síntesis, el funcionario alegó que antes de las compras se realizaron varias cotizaciones y se escogió la mejor opción, teniendo en cuenta no solo precios sino además plazos de entrega y ausencia de anticipos.

Y sería justamente, durante una de esas audiencias, que se conocieron dos hechos que le dieron un giro de 180° al proceso.

Dau y Negrete, durante la entrega de loas artículos donados al HUC.

Por un lado, se sabría que los insumos e implementos donados no fueron entregados solo por Negrete sino también -personalmente – por el alcalde William Dau Chamatt, razón por la cual el mandatario de los cartageneros sería también vinculado al proceso.

Y por el otro, que los ediles Romero, Saer, Hernández y Tuñón habrían incurrido en varios supuestos delitos que deberá investigar la Fiscalía.

De acuerdo con lo que puede desprenderse de una declaración entregada por el subgerente administrativo de la HUC, Jorge Porras Urrea, los cuatro ediles se presentaron antes las directivas del ente asistencial “como funcionarios de la Alcaldía de Cartagena, concretamente del Departamento Administrativo de Salud del Distrito –Dadis, con funciones de vigilancia y control, manifestando que el objeto de su visita era efectuar una auditoría de la donación…

Para tres penalistas consultados por Revista Metro, los referidos hechos podrían constituirse en los punibles de usurpación de funciones públicas y falsedad personal; y por ello, el procurador provincial de Cartagena, Guidobaldo Flórez Restrepo, para lo pertinente, debería ordenar compulsar copias de las diligencias adelantadas a la Fiscalía Seccional.

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg

Publicaciones relacionadas

Cerrar