Esto opino

Justicia penal y tendencias

Por Enrique del Río González *

Muchas son las personas que en Colombia enfrentan procesos penales por diversas conductas, unas graves otras no tanto, pero en todo caso las partes e intervinientes esperan con expectativa y algo de nervios la sentencia definitiva. Estar sometido a un trámite judicial es un suplicio; el acusado mantiene su pensamiento fijo en la causa, especialmente en quien habrá de juzgarla; deseando que sea justo, imparcial, objetivo, analítico, inteligente, garantista y alejado de cualquier interés o miedo que perturben su juicio.

Tampoco puede el encartado dejar de cavilar alrededor de su abogado defensor. En él deposita todas sus esperanzas, anhela y confía que cumpla su misión con pasión, experticia, responsabilidad, dedicación y acierto. Mientras el proceso esté vigente el abogado será para el indiciado más que un padre, hermano o psiquiatra de quien no querrá despegarse; aquel le trasmitirá seguridad y calma necesaria para conciliar el sueño durante el interregno de la actuación.

La sobresaturación mediática de los asuntos judiciales hace un daño irreversible al sindicado, la sociedad en general es rápida prejuzgando, pero muy lenta para estudiar y analizar. Por ello, frente al mínimo titular de prensa hará inmediata presencia la inconstitucional presunción de culpabilidad, que no cesará ni ante el advenimiento de sentencia absolutoria, pues, a pesar de ella, los odiadores seguirán en su lamentable vivir, alegando razones fuera de la verdad y la justicia, con tal de mantener los criterios cáusticos. Por lo que contundentemente se puede decir que, ante los señalamientos, las personas valiosas no necesitan tus explicaciones, y los demás no las creerán jamás.  

Sin embargo, es evidente que ante el sesgo de la información que circula en los medios, algunas veces se hace necesario equilibrar las opiniones, sobre todo, cuando ya se ha generado un juicio paralelo y resulta indiscutible la necesidad de enfrentarlo, lo que indica que la labor de controversia eventualmente trasciende de las audiencias. Por eso resulta habitual encontrarnos con detallados comunicados de prensa, provenientes del defensor, aunque quizá son más frecuentes los de la Fiscalía e incluso de la Corte Suprema de Justicia, entidades que no solo tienen redes activas a través de las cuales informan novedades, sino que también llegan al punto de etiquetar a periodistas y producir trending topics.

Esa nueva forma de judicatura en redes de comunicación es sorprendente. La función judicial no puede utilizar métodos de aceptación social como si de un producto comercial o político se tratara. La impartición de justicia implica la búsqueda de la verdad mediante la prueba y aplicación independiente de la Ley, así ello suponga un desafío para las tendencias y mayorías sociales.

Abogado, especialista en Derecho Penal y Ciencias Criminológicas; especialista en Derecho Probatorio. Magister en Derecho. Profesor Universitario de pregrado y postgrado. Doctrinante.

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Cerrar