Esto opino

Justicia al desnudo

Por Uriel Ángel Pérez Márquez *

En medio de esta turbulenta semana, especial atención ha recibido el caso de una jueza penal municipal con funciones de control de garantías que increpó desproporcionadamente, rayando en el irrespeto a juicio de muchos, a un abogado mientras este alegaba en el marco de una audiencia.

El escandaloso episodio pone en evidencia lo que viendo siendo un secreto a voces y es que, en muchas ocasiones, los usuarios de la Administración de Justicia se ven sometidos a la tiranía o dictadura judicial. Esta expresión, que también es abordada desde la óptica del neoconstitucionalismo, al indicar que en la aplicación material de la Ley, es decir, en los casos concretos, en últimas son los operadores judiciales quienes definen el contenido y alcance de los preceptos normativos, adquiere una especial dimensión en los casos donde los usuarios quedan expuestos al franco arbitrio de quien dirige la audiencia en ese momento.

No obstante, el tratamiento inicial que el Consejo Superior de la Judicatura -Tribunal que disciplina la conducta de los jueces – le dio al caso, deja al desnudo una patología, igual de grave, que adolece nuestro frágil sistema judicial.

En los videos publicados por los distintos medios de comunicación se observa que el trato prodigado por la honorable juez de la República, provisionalmente podría enmarcarse en el incumplimiento de algunos deberes que le son propios a esta categoría de servidores públicos.

Por ejemplo, se podría adelantar la anunciada y aclamada investigación disciplinaria por violación al deber consagrado en el numeral 4, del artículo 153 de la ley 270 de 1996, mejor conocida como Ley Estatutaria de la Administración de Justicia, que obliga a observar permanentemente en sus relaciones con el público la consideración y cortesía debidas. Incluso se le puede reprochar por quebrantar el deber de que trata el artículo 34, numeral 6 de la Ley 734 de 2002, que exige a los servidores públicos a tratar con respeto, imparcialidad y rectitud a las personas con que tenga relación por razón del servicio.

¡Pero no!. Tal como se extrae del acta No. 025 del Consejo Seccional de la Judicatura de Norte de Santander y Arauca, publicada por el diario La Opinión, en su versión digital del jueves 10 de Septiembre de 2020 (https://www.laopinion.com.co/cucuta/vivian-polania-la-jueza-que-defiende-su-derecho-la-libre-personalidad-202381#OP), las razones por las cuales se ordena abrir investigación a la funcionaria es porque presuntamente estaría violando la prohibición del artículo 154 de la Ley 270 ya citada, que en el numeral sexto censura realizar en el servicio o en la vida social actividades que puedan afectar la confianza del público u observar una conducta que pueda comprometer la dignidad de la administración de justicia.

Esta afectación de la confianza del público, según el Consejo Seccional de la Judicatura, deriva de una serie de publicaciones en redes sociales y en medios de comunicación donde la funcionaria exhibe su cuerpo y hace gala de ciertas aficiones no muy jurídicas.

Es una verdad indiscutible que el comportamiento profesional y social de quien está revestido de la sagrada potestad de impartir justicia debe ser intachable y ejemplar, pero que a la hora de encontrar mérito para abrir una investigación disciplinaria sea más importante la forma de vestir de un juez que el trato denigrante e irrespetuoso que tenga con los seres humanos que acuden a su despacho en busca de justicia, deja en evidencia el lugar que ocupa, en el orden de prioridades de la Judicatura, la dignidad de los que tristemente se tienen que ver avocados a enfrentar un proceso judicial.

Coletilla: Si en la Judicatura llueve, en la Policía no escampa. ¿En qué momento el respeto mínimo por el otro dejó de ser un presupuesto básico de la vida en sociedad? El Gobierno no puede disfrazar como cumplimiento del deber esos aberrantes atropellos. Imperativo resulta castigar a los responsables para restablecer la agonizante confianza en la Institución.

* Abogado – docente universitario

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar