Historias

Grave acusación contra ‘Primera Dama’ del Distrito, ¿otra denuncia al vacío?

Por Carlos Ardila González *

En noviembre, tras conocerse que el entonces alcalde electo de Cartagena, William Dau Chamatt, había decidido designarla ‘Primera Dama‘ del Distrito a partir del 1 de enero, una vez posesionado, a Cynthia Pérez Amador varios medios de comunicación locales y nacionales corrieron a entrevistarla.

Y a todos les narró la misma historia: que era una mujer de 36 años, humilde, residenciada hasta pocos días antes en El Reposo, uno de los barrios más pobres de la capital de Bolívar. Que su papá había fallecido 15 años atrás, víctima de un accidente de tránsito, y que su mamá laboró durante largo tiempo como empleada doméstica en Castillogrande. Que era la mayor de dos hermanas. Y que se había ganado el afecto y la confianza del nuevo mandatario de los cartageneros porque fue la primera persona que creyó en él cuando este decidió lanzarse a la Alcaldía. De hecho -dijo con otras palabras- durante mucho tiempo fue la única. A varios medios habría de contarles que, cuando Dau convocó por las redes sociales a sus más de 40 mil seguidores a que fueran a recibirlo al aeropuerto Rafael Núñez, ella fue la única que acudió; “fue la primera vez que nos conocimos personalmente“, expresó. 

Y les habló -además – de sus estudios y de su escasa experiencia laboral. A El Universal -por ejemplo – le dijo que era “Programadora en sistemas y administradora de empresas” pero que, desde su grado, la mayor parte del tiempo había estado sin trabajo. “Yo era una persona que vivía sumergida en el mundo de los desempleados (…); trabajaba de pronto haciendo el aseo en algún apartamento (…); yo trabajaba de lo que sea, vendí chance, en Semana Santa vendía pescados y mariscos, vendí revistas de catálogos. Siempre con la esperanza de encontrar un trabajo en mi campo (…); trabajé seis años en la Fototeca Histórica (…), luego duré un tiempo sin trabajo, hasta que trabajé en una distribuidora de vinos y carnes italianas, en un área más comercial” (leer ‘La historia de lucha de Cynthia Pérez, la ‘Primera Dama’ de Cartagena‘).

Lo que no alcanzó a decirle Pérez Amador a los medios, tal vez por razones de tiempo, es que en sus ratos libres escribió columnas para Revista Metro (leer ‘Jóvenes Heroicos‘). Tampoco que, antes de hacer política con William Dau la hizo con similar entusiasmo con otros candidatos, entre ellos Germán Viana Guerrero y Andrés Betancourt González. Y -además – que de los trabajos mencionados, tuvo uno por diez años, 5 meses y 15 días continuos, con un aceptable sueldo. Según un certificado que aportó al Distrito para acceder al contrato que le permitiría ejercer como ‘Primera Dama’, desde el 15 de enero de 2008 hasta el 30 de junio de 2018 laboró para la empresa Ruby Torrejano A.C.R.S. EUdesempeñando funciones como gestora de proyectos sociales” con un salario mensual de $3’000.000,oo (ver Certificado de Ruby Torrejano).

Luego, o no es cierto lo que Cynthia Pérez Amador le dijo a los medios: que “era una persona que vivía sumergida en el mundo de los desempleados“. O no es cierto lo que certifica la gerente de Ruby Torrejano A.C.R.S. EU. O es espuria la citada constancia.

Y es esto último: que la certificación es falsa, por lo que se inclinan -de acuerdo con lo que ambos han declarado – la exenlace distrital del programa Familias en Acción, Jaqueline Perea Blanco, y el presidente nacional del Sindicado de Servidores Públicos, Érick Urueta Benavides.

Lo cree a pie juntillas Perea Blanco porque, al indagar por la autenticidad de dicha certificación, el representante legal de la empresa Ruby Torrejano A.C.R.S. EU, Jorge Mario Baños Torrejano, aseguró que ellos con “la señora Cynthia del Carmen Pérez Amador” no han “tenido ningún vínculo laboral y contractual” (leer ‘Respuesta a Derecho de Petición).

Y además porque, según dijo, tiene en su poder copia de un documento suscrito por la doctora Torrejano, quien supuestamente expidió el certificado que se cuestiona, “y es claro que se trata de firmas distintas” (ver Facsímil).

Y lo cree igualmente Urueta Benavides porque, no obstante que el certificado “habla de un contrato, el número 2008-856, Pérez Amador jamás cotizó en salud como contratista independiente o trabajador dependiente, lo cual es una obligación legal“.

Según el veedor ciudadano y dirigente sindical, “las únicas veces que la Primera Dama ha cotizado salud, pensión y riesgos laborales ha sido durante lo que va de este año, por el contrato que tiene con el Distrito. Consultamos el sistema de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud –Adres, y allí no aparece lo que debió cotizar durante los más de diez años que dijo haber trabajado con la empresa Ruby Torrejano“, advirtió Urueta.

“Va a ser otra denuncia al vacío”: Mario Salvador Andrade

Consultado sobre el caso el director de la Corporación El Ojo que Grita, Mario Salvador Andrade, “si los documentos aportados por la señora Perea son ciertos, y todo indica que sí lo son, estaríamos ante una presunta irregularidad sobre la cual deberían indagar tanto la Procuraduría como la Fiscalía y la Contraloría, pero yo sinceramente dudo que estos entes, a nivel local, investiguen este hecho, ya que está visto que al Gobierno de William Dau no le abren investigaciones de oficio, no sabemos por qué“.

Lo que he oído es que, de ser cierto lo que afirman los abogados Perea y Urueta, podríamos estar ante una falsedad material en documento privado y fraude procesal y otras conductas tanto punibles como disciplinarias“, señaló el dirigente cívico; “pero, repito, si no hay una queja formal estaríamos ante otra denuncia al vacío. Fíjese, por ejemplo, lo que ocurrió con lo que todo el mundo sabe, que entre el 1 de enero y el día en que firmó su contrato, la señora Pérez desempeñó funciones públicas, incluso con uniforme del Distrito y representando al alcalde en reuniones oficiales, y ninguna de las ías se ha dado por enterada“.

“Nadie nos ha inquirido nada”: Adelfo Doria

Para esta nota, Revista Metro contactó al jefe de la Oficina Asesora de Talento Humano del Distrito, Adelfo Doria Franco, quien admitió que ha escuchado “que la señora Perea ha vuelto a decir cosas de la Administración Dau, como ha venido haciendo desde el mismo instante en que esta arrancó, pero la verdad es que ella no me merece la más mínima credibilidad, así que no puedo hacer nada distinto a presumir la legalidad de toda la documentación que reposa en el expediente de la Primera Dama“.

Por una hoja con cinco líneas que la señora Perea muestre en una red social no puedo yo concluir que una certificación es falsa“, expuso el funcionario, refiriéndose a la respuesta del gerente de la firma Ruby Torrejano, Jorge Mario Baños.

* Director de Revista Metro

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar