Historias

Por qué sí y por qué no, las dudas que subsisten tras la aprobación del Proyecto de Acuerdo 028

Un aspecto importante de la aprobación por parte del Concejo de Cartagena del Proyecto de Acuerdo por medio del cual se realiza una incorporación de más de $88 mil millones en el presupuesto de la presente vigencia fiscal es, sin duda, que una vez se sancione, la Secretaría de Educación y el Departamento Administrativo de Salud del Distrito –Dadis – podrán contar con recursos para adelantar, en lo que resta del año, los planes, proyectos y programas que deben ejecutarse para cumplir sus fines misionales.

Concretamente, la Secretaría de Educación podrá contar con los recursos que garanticen la adecuada prestación del servicio educativo en el Distrito, entre ellos la entrega de cerca de 350 becas, al final del presente año, a los egresados oficiales que deban iniciar sus estudios superiores a partir del 2021; y el aporte de $3.310’644.330 para garantizar la continuidad del Programa de Alimentación Escolar -PAE – durante lo que resta de esta vigencia.

Y el Dadis dispondrá de recursos para financiar el plan de intervenciones colectivas y la gestión en salud pública relacionadas con la mitigación del Covid-19 y, en general, desarrollar las acciones que se requieran para disminuir los efectos de la pandemia en la población cartagenera.

Pero otros aspectos de dicha noticia no han sido aún debidamente analizados, como el hecho de que los concejales que defendieron y votaron a favor del Proyecto fueron, en su mayoría, los miembros de las bancadas que en virtud del Estatuto de la Oposición se declararon independientes del Gobierno Dau, mientras que quienes se opusieron y votaron en contra fueron, también mayoritariamente, los cabildantes declarados ‘de Gobierno’.

En efecto, contrario a lo que se hubiese pensado, al momento de votar la iniciativa lo hicieron en contra Javier Julio Bejarano, de la Coalición Alternativa Cartagena; y Lúder Ariza Sanmartín y Sergio Mendoza Castro, de la Alianza Verde; considerados concejales gobiernistas.

E -igualmente – votaron en contra Rodrigo Reyes Pereira, del Partido Conservador; Kattya Mendoza Saleme, del Partido Liberal; y Carolina Lozano Benito-Revollo, de la Alianza Social Independiente –ASI, declarados –como se sabe –concejales independientes.

Por su parte, votaron a favor del Proyecto David Caballero Rodríguez y Fernando Niño Mendoza, del Partido Conservador; Carlos Barrios Gómez y Wilson Toncel Ochoa, de Cambio Radical; Lewis Montero Polo y César Pión González, de La U; Gloria Estrada Benavides y Hernando Piña Elles, del Partido Liberal; y Laureano Curi Zapata y Liliana Suárez Betancourt, de la ASI; considerados concejales independientes. Y lo hizo, de igual forma, Claudia Arboleda Torres, del Mira, considerado partido gobiernista.

De acuerdo con lo expresado durante la respectiva sesión, quienes votaron a favor de la incorporación presupuestal lo hicieron por considerar que los recursos son necesarios para garantizar la prestación de servicios esenciales, como la salud y la educación, entre otros. Además porque, aunque aún mantienen dudas sobre algunos aspectos, se adicionó un artículo mediante el cual se responsabiliza al Ejecutivo de la planeación y ejecución de los recursos incorporados, lo cual -dicen – los exonera de cualquier responsabilidad. 

Entretanto, quienes lo hicieron en contra consideran –entre otras cosas – que subsisten serios vicios de legalidad en varias de las modificaciones introducidas por la Administración, y –además – muchas dudas sobre la posibilidad de que la Administración tanga la capacidad de ejecutar en lo que resta del año los recursos que se piensan incorporar.

Por el Sí

En diálogo con Revista Metro, el presidente del Concejo, David Caballero, señaló que al aprobar la iniciativa pensó, sobre todo, en la necesidad de que los niños y jóvenes estudiantes de la ciudad contaran con los recursos para dar continuidad al Programa de Alimentación Escolar –PAE, entre otros, así como de que la Administración pudiera garantizar la salud, la salud, la recreación y en general el bienestar de todos los ciudadanos.

El Proyecto, en su primer debate, que es sobre su legalidad y conveniencia, pasó sin problemas. Y ahora, en el segundo debate, se surtieron por parte de la Administración todas las inquietudes que teníamos“, manifestó Caballero.

Usted lo sabe porque cubre rigurosamente las sesiones del Concejo y en general las actuaciones de quienes lo integramos“, expresó el dirigente políticos; “he dicho, y lo hemos venido cumpliendo, con coherencia, que estamos y estaremos siempre dispuestos a apoyar todas y cada de las iniciativas del Gobierno que sean en beneficio de la ciudad y sus residentes, siempre y cuando estén debidamente soportadas y enmarcadas dentro de la Constitución y la Ley“.

Por el No

Por su parte, el concejal Javier Julio Bejarano manifestó que desde julio, cuando el Proyecto de Acuerdo 028 se estudió y aprobó en primer debate, varios concejales, entre ellos él, venían “con un sinnúmero de dudas”, entre ellas por el trámite de unas donaciones que consideran “que no es idóneo, por lo cual solicitamos que dicho rubro se desagregara para aprobar por separado lo que definitivamente sí es necesario”. Además, dijo, “en julio se armonizó el presupuesto al nuevo Plan de Desarrollo, y sin embargo en esta incorporación todavía aparecen unos rubros del Plan de Desarrollo Primero la Gente”.

En general”, le indicó Bejarano a este portal, “aún subsisten muchas dudas, y yo aprendí, por lo ocurrido durante la elección del contralor, que cada vez que tengo una duda sobre un proyecto de acuerdo siento mi posición y tomo la decisión que considero pertinente, en este caso votar negativo”.

Al preguntársele por qué pone como ejemplo el caso del contralor, el concejal respondió que “en ese momento, como ya lo he dicho, yo no conocí la información, porque el doctor Consuegra no la informó y la Administración tampoco nos la informó como concejales de gobierno, que lo habían nombrado en Edurbe, y por ello considero que es un deber proteger la credencial que me ha dado el pueblo, y por eso si en un Proyecto de Acuerdo tengo alguna duda jurídica, y la Administración no sanea esa duda, pues, a pesar de mi voluntad de acompañar todas las iniciativas que vayan en beneficio de la ciudad, yo tengo que cuidar mi credencial, porque cada decisión que uno toma lo somete a eventuales investigaciones”.

En este caso”, recalcó, “yo manifesté varias dudas, la Administración no las resolvió ni las subsanó, y por ello tuve que votar negativamente el Proyecto”.

Y, al fin, ¿quebrada o con superávit?

Otro aspecto de esta noticia es que, como ha quedado evidenciado, alguien mintió, o se equivocó de forma grave, cuando dijo que el Distrito estaba literalmente quebrado y, semanas después, se pide incorporar más de $88 mil millones provenientes de superávits de tesorería de la vigencia anterior.

Anexando una serie de documentos que prueban la existencia de millonarios recursos no gastados en el pasado gobierno, el exalcalde Pedrito Pereira Caballero preguntó a través de las redes sociales si, en efecto, se trató una olla raspada o de un acto de mala fe que debería ser aclarado por la actual administración.

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg

Publicaciones relacionadas

Cerrar