Esto opino

Erradicación de la extrema pobreza en Cartagena… ¿legislando y gobernando para quién?

Por Rubiela Valderrama Hoyos *

Como toda la ciudadanía sabe, fue aprobada y sancionada en el mes de julio la Ley 2038/2020. Dicha Ley, que tiene como pretensión erradicar la pobreza en Cartagena en un periodo de 13 años, ha sido fuertemente cuestionada por muchos sectores sociales y políticos, toda vez que al parecer tiene profundo vicios de inconstitucionalidad, por lo cual fue demandada al menos en dos oportunidades: una por el abogado Níxon Torres Cárcamo y la otra por los abogados Danilo Contreras, Giancarlos Barbastefano y la abogada Carmenza Morales Brid.

Pero otros abogados, líderes, lideresas sociales y concejales alternativos también han hecho lo propio al cuestionar y poner a la luz pública lo que al parecer es un acuerdo por debajo de la mesa entre la actual Administración distrital y el impulsor de esta Ley, el senador Fernando Nicolás Araujo Rumié.

De hecho, el pasado 27 de enero del 2020, cuando apenas se discutió el proyecto de ley, publiqué por este medio una columna de opinión en la cual hago preguntas sobre la posible duplicidad de funciones públicas de este ‘Fondo – Ley Araujo’ con las entidades constituidas y en función en el Distrito de Cartagena, que le apuntan dentro de su misión a la superación de la pobreza y otras funciones que pretende duplicar dicha ley.

Pero me quiero centrar en estas breves líneas a la credibilidad de los impulsores de esta Ley que pretende erradicar la pobreza en Cartagena.

Toda la ciudadanía cartagenera conoce a los Hoteles Las Américas, y saben que son de propiedad de la familia/sociedad Araujo, quienes han tenido cargos en el alto Gobierno Nacional y ahora gozan de una curul en el Senado de la República. Y gran parte de la ciudadanía cartagenera conoce las denuncias que la familia/sociedad Araujo ha tenido sobre los terrenos de Chambacú, los terrenos de baja mar de La Boquilla y el relleno de la Boca de Parrao, donde justo construyeron la segunda torre del hotel, taponando con ella la entrada y salido de agua del mar a la Ciénaga de la Virgen y causando la sedimentación de la zona donde tienen construido también su Centro de Convenciones sobre la ciénaga.

Pues bien, lo que poca ciudadanía conoce es el trato presuntamente inhumano y degradante y la persecución constante que esta familia/sociedad de nombre Protucaribe S.A. les da a los trabajadores del Hotel Las Américas, tal como lo denunció, en video, el sindicato Sintraprotucaribe, filial de Hocar.

En ese video, que corrió por redes sociales el mes pasado, los trabajadores denuncian, entre otras cosas, que en plena pandemia y desconociendo los respectivos decretos presidenciales, los hoteles Las Américas y Capilla del Mar suspendieron los contratos de trabajo (desde el 25 de marzo/2020), y de manera tramposa, afirma Rodolfo Torres  -presidente del sindicado –  los engañaron diciéndoles que era por siete días, luego que 15 días y finalmente no los reintegraron, es decir que los mandaron a pasar hambre a la casa sin ningún apoyo por parte de la empresa, tal como sí lo hicieron otros hoteles de la ciudad.

Ante esta situación el sindicado Hocar interpuso una acción de tutela (RAD: 13-001-40-03-013-2020-00171-00, por supuesta violación a los derechos fundamentales de dignidad humana, trabajo en condiciones dignas y mínimo vital. Tutela fallada a favor de los trabajadores: “Ordénase a Promotora Turística del Caribe S.A. ‘Protucaribe S.A.’ –Hotel Las Américas – e Inversiones Turísticas del Caribe Ltda. & Cia S.C.A. -Intucaribe –Hotel Capilla del Mar, que dentro de las 48 horas siguientes a la notificación del presente fallo, sin aún no lo hubiere hecho en virtud de la medida provisional ordenada en este asunto, proceda a dejar sin efectos la suspensión de los contratos laborales, y las licencias de trabajo no remunerados que hayan sido suscritas sin solicitud previa del trabajador, o bajo constreñimiento, de los trabajadores adscritos al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Producción, Distribución y Consumo de Alimentos, Bebidas y demás servicios que se presten en clubes, hoteles, restaurantes y similares de Colombia -Hocar – Dirección Nacional“. Esta decisión fue apelada por la parte demandada y fallada a su favor en segunda instancia.

Es claro para el sindicado que, con argucias jurídicas y otras posibles/presuntas argucias por parte del demandado, el juzgado cambió su decisión al no proteger en segunda instancia los derechos fundamentales de dignidad humana, trabajo en condiciones dignas y mínimo vital de los trabajadores.

Siguiendo la historia de atropellos que esta sociedad – Protucaribe S.A, hace a los trabajadores de los hoteles América y Capilla del Mar en Cartagena, hay constancias de la permanente persecución y despidos a trabajadores por el simple hecho de asociarse al sindicado, así mismo del presunto manejo fraudulento que realizaron durante años con el Fondo de Empleados del Hotel las Américas que manejaban a su antojo, según relata el presidente del sindicado Rodolfo Torres Morelos.

La ciudadanía cartagenera ha visto por años el crecimiento económico de esta familia/sociedad Protucaribe S.A. quienes también tienen hoteles en Panamá. Pero lo que no hemos visto es el aporte real de dicha familia/sociedad al desarrollo de la ciudad, y ahora pretenden con uno de sus socios, el senador Fernando Araujo Rumié, hacernos creer que tienen la varita mágica para erradicar la pobreza y pobreza extrema de Cartagena, cuando se las arreglan jurídicamente para mandar a la casa a decenas de trabajadores a pasar hambre con sus familias en plena pandemia.

Es claro que detrás de la creación del Fondo-Pro-Cartagena para erradicar la pobreza, hay sendos y millonarios negocios, entre ellos la continuación de Vía Perimetral, que agilizará la llegada al nuevo aeropuerto que tienen proyectado entre Santa Rosa y Bayunca, aeropuerto del cual es socia la familia Araujo, obras de las cuales han hablado de todo, menos de cómo beneficiaran a la gente de habita sus alrededores; solo hemos escuchado que serán reubicados, pero no que serán incluidos en el desarrollo de la zona como debería ser si realmente están pensando en erradicar la pobreza y contribuir con el desarrollo de Cartagena.

Lo mas triste de esta situación es que la ciudadanía que creyó en la actual Administración y votó por ella, soñando con un cambio real, ahora se da cuenta que esta es más de lo mismo, pues el señor alcalde William Dau Chamatt dio el visto bueno a la Ley que acabará con parte de la autonomía distrital, pasando las funciones de varias entidades, entre esas el PES, al famoso Fondo Pro-Cartagena o Ley Araujo, como consta en esta carta de visto bueno:

Pero aún peor, nos encontramos ante un Concejo Distrital al que no le interesa el futuro de la ciudad, al negar la proposición del concejal Javier Julio Bejarano de realizar un debate público y control político a estas actuaciones de la Administración, tal como consta en el acta de la sesión realizada el domingo 4 de octubre.

Hago un llamado respetuoso al Concejo Distrital a revisar ese tipo de actuaciones y a la ciudadanía organizada de Cartagena a pronunciarnos fuertemente frente a la negativa del Concejo de dar los debates públicos que merece Cartagena y exigir que se respete su autonomía, para que sea la propia ciudad bajo su ordenamiento que lidere, de cara a la gente, la superación de la pobreza y demás problemáticas que la afectan.

* Trabajadora Social, magister en Estudios de Género, feminista, activista por los derechos humanos de las mujeres

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar