Esto opino

Por ahí no es, profesor

Por Germán Zapata Vergara

Quienes no conocen a Rodolfo Correa puede que le coman cuento y caigan en la trampa de un culebrero que hace lo que está a su alcance para lograr propósitos personales y no trabajo colectivo.

Rodolfo Correa es el actual secretario de Agricultura de Antioquia. Es apenas comparable con  el senador Manguito, quien utilizó el discurso de un movimiento independiente para hacerse elegir y legislar de manera contradictoria a esos postulados que lo avalaron. Así es Rodolfo Correa, quien se hizo avalar a la Gobernación de Antioquia por el partido ASI, pero que en plena campaña peló el cobre demostrando ser totalmente contrario a lo que mostró a sus directivas, y le hizo un gran daño al partido en la región afectando a candidatos a la Asamblea y los Concejos municipales.

La agricultura colombiana, señor secretario, no requiere demagogos como usted. Nuestros campesinos necesitan que los gobiernos les devuelvan la seguridad, pero sobre todo su dignidad, sus tierras, vías terciarias en buen estado, subsidios, primas de riesgo. Que los insumos químicos sean  comparables con los países vecinos; hoy están hasta un 150% más costosos. Nuestros agricultores necesitan créditos factibles de pagar y no asumir el riesgo de que les embarguen sus tierras. Señor secretario, el primer desplazador del campesino ha sido el sistema financiero.

Lo que ocurre en Antioquia es una radiografía de lo que ocurre en el resto del país. ¿Recuerda, señor secretario, que el expresidente César Gaviria le dio un golpe al campesino cuando liquidó el Idema, y que luego prometió crear una nueva institución que lo reemplazaría, pero hoy, 30 años después, sigue esa promesa en deuda, como todo lo que pasa con nuestros agricultores?

¿Qué piensa, profesor, del proyecto Agro Ingreso Seguro de Arias y de los Bonos de Agua de Carrasquilla?, sí, de esos mismos ministros de nefastos gobiernos que acabaron con recursos que solo eran maquillaje para desangrar recursos públicos que aparentemente eran destinados a campesinos. Sí, señor secretario, ministros de ese ‘prohombre’ de quien usted decía que su foto debería estar un lugar visible de los colegios públicos y hogares colombianos, al lado de la imagen de Simón Bolívar. Qué vergüenza que el afán populista y de campaña transforme de tal manera a personas ambiciosas, por intereses particulares, aprovechándose de la necesidad del colectivo.

Agricultura 4.0 es un paso que solo podemos dar cuando se logre satisfacer necesidades básicas insatisfechas del gran sostenedor de la economía en el país que es el campesino. Su propuesta, secretario, no es viable; menos debe ser impuesta calculando cuentas electorales sin antes medir consecuencias, conocer la historia, la geopolítica y el agro a nivel mundial, continental, regional y local.  

Según la FAO, el 30% de la demanda de alimentos del mundo lo suministraría Sur América. Nosotros estamos dejando envejecer a nuestros campesinos y esas tierras están pasando a ser solo fincas de veraneo. A propósito, le hace mucho daño el partido CD su proyecto de ley, al buscar que los campesinos malvendan sus tierras a quienes tienen poder económico en el extranjero para tenerlas de veraneo y acabar con la vocación del agro. Profesor Correa, ¿por qué mas bien no gestiona proyectos de fortalecimiento con sus amigos del partido y no engañan más al campesino?

Nuestros alcaldes en Antioquia no pueden caer en la trampa de un secretario calculador con fines electorales. El campesino ya no es tonto; bueno, los pocos que quedan.

Señor secretario, la conectividad con nuestros campesinos comienza con la verdad: vías en buen estado, insumos químicos, conectar al productor con el consumidor sin intermediarios ni grandes plataformas que se quedan con sus ganancias, como Megatiendas, Ara, Éxito, Olímpica, D1, Sao, Justo y Bueno. Aunque sé que usted a estos devoradores que acaban con campesinos, pequeños comerciantes y negocios de familia no los va a enfrentar, porque le falta las agallas que sí nos sobra a los campesinos de verdad.

Su propuesta camaleónica (como lo es usted, secretario) en un agro abandonado promueve la desigualdad inequidad y el monopolio. Estas plataformas en una sociedad que no es equitativa fortalecerá a los ricos y debilitará a los marginados.

Mientras la tecnología sea impulsada por unas pocas empresas movidas por el lucro y no sean los propio campesinos, agricultores familiares y trabajadores los que tengan el control, no podrá beneficiar a la mayoría.

“Las tecnologías descomunales no pueden confiarse a los monopolios; el poder injusto distorsiona por oportunismo político tanto la ‘ciencia sólida’ como la ‘toma de decisiones basada en evidencia’. Aunque hay algunas tecnologías y usos tecnológicos intrínsecamente negativos, incluso las tecnologías benéficas pueden ser utilizadas, en manos equivocadas, como armas contra la sociedad”: La Insostenible Agricultura 4.0.

* Administrador Público, especializado en Gerencia de Proyectos, exconcejal de Cartagena, presidente del partido ASI en Bolívar

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Cerrar