Esto opino

¿Hacia dónde señala el Papa Francisco?

Por Rafael Castillo Torres *

La humanidad ha acogido, con gran expectativa, la reciente carta encíclica del Papa Francisco firmada en Asís y anunciada en el ángelus del domingo 4 de octubre día de San Francisco: “la nueva encíclica, Fratelli Tutti, sobre la fraternidad y la amistad social, se la ofrecí a Dios en la tumba de San Francisco, en quien me inspiré como en la anterior Laudato Sí. Los signos de los tiempos muestran claramente que la fraternidad humana y el cuidado de la creación son el único camino hacia el desarrollo integral y la paz como ya indicaron los santos papas Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II.

Para nosotros que vivimos en estos ambientes donde la inclusión es un imperativo moral, esta carta encíclica se constituye en la hoja de ruta acertada para sanar los males que aquejan a la humanidad. En ella, hay una pregunta fundante que lo desencadena todo: “¿Cuáles son los grandes ideales, pero también los caminos concretos a recorrer para quienes quieren construir un mundo más justo y fraterno en sus relaciones cotidianas, en la vida social, en la política y en las instituciones?” La sola pregunta recoge toda una estrategia pastoral: Un viaje que debemos recorrer juntos hacia un destino muy concreto (la fraternidad); un vehículo en el que debemos viajar (El Evangelio); unas acciones que debemos realizar durante el viaje (la amistad social que es la antesala de la amistad abierta a todos) y unos indicadores (el amor fraterno, la solidaridad, la sencillez y la alegría) para saber que vamos a llegar a nuestro destino y no nos vamos a perder por el camino.  El Papa, a la gracia invisible… le coloca frutos visibles. ¿Qué podríamos hacer nosotros a partir de esta invitación?

A nivel personal estamos llamados a promover la inclusión, la acogida y la escucha de cada hermano. Para llegar a la amistad social hay que transformar las realidades que vulneran la dignidad de la persona humana. Será muy importante que cada uno de nosotros esté abierto a los demás, articulándonos con otros y reconociendo, en ellos, sus capacidades, potencialidades, habilidades y talentos.

A nivel relacional el Papa nos insiste en construir relaciones sobre la base del respeto y la solidaridad. La construcción colectiva y el trabajo en equipo serán un signo creíble por cuanto nos pone sobre el horizonte del futuro deseado: Una sociedad fraterna que celebra, en la cotidianidad, los valores profundos de la amistad social. Es justamente en este nivel donde lo colectivo hace posible la transformación creativa de los conflictos y llena nuestras relaciones de una nueva esperanza.

A nivel institucional debemos tener una presencia vital estratégica con el sabor del evangelio. Se nos urge desarrollar nuestras habilidades y capacidades desde una interlocución cualificada con las organizaciones e instituciones locales. El secreto estará en la capacidad para articularnos y avanzar desde la humildad social.  

A nivel estructural las propuestas del Papa Francisco nos exigen contar con herramientas y capacidades para participar en los escenarios de decisión que generan las condiciones para la paz y el desarrollo humano. Ello nos exige formación y la mejor disposición. Toda una tarea que empieza por comprarla, en la librería San Pablo, y saborearla. 

* Sacerdote de la Arquidiócesis de Cartagena

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Cerrar