Esto opino

Proyecto de presupuesto 2021: un verdadero fiasco

Por Agustín Leal Jerez *

Sinceramente, hemos leído con el mejor de los criterios e intenciones el Proyecto de Presupuesto 2021, presentado al Concejo Distrital por la actual administración, pero no hemos encontrado ni un solo argumento que permita defenderlo. Lo hemos hecho por el profesor Dewin Pérez, a quien consideramos una persona capacitada para el cargo. Sin embargo, debemos decir que desde la sintaxis y argumentación de la Exposición de Motivos, hasta las bases del cálculo de los ingresos distritales y el tratamiento serio y cuidadoso que requiere el ajuste fiscal y financiero del Distrito, es un verdadero fiasco 

La construcción del presupuesto de una entidad territorial es el eje medular de su gestión y la materialización de su Plan de Desarrollo. Este es un trabajo de articulación armónica entre las distintas dependencias públicas con miras a garantizar de forma eficiente y permanente la demanda de bienes y servicios de la comunidad. La capacidad de una administración en construir procesos se mide en términos del trabajo en equipo, con metas y objetivos claros. Es inconcebible que la Administración distrital esté plagada de islas, o constituidas por grupos organizados, por su mayor o menor cercanía con el alcalde y su capacidad de intriga, en donde la meta de cada ínsula sea la de dejar en ridículo a la otra. El Proyecto de presupuesto 2021 es su muestra palpable. El alcalde Dau tiene que desplegar todo su liderazgo para crear las sinergias necesarias entre sus colaboradores, que le permitan estructurar los equipos humanos requeridos para sacar a Cartagena de la grave crisis fiscal, financiera y social en que se encuentra.

Hemos advertido en varias columnas desde esta tribuna que la crisis fiscal del Distrito es sumamente grave y que, indiscutiblemente, la pandemia del Covid-19 la va a exacerbar. Pero veamos qué nos trae el proyecto de acuerdo de presupuesto en materia de ingresos y gastos para la vigencia 2021:

Contra todos los pronósticos elaborados por las oficinas técnicas de entidades privadas y públicas, entre ellas la División de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda, que vaticinan una contracción en las finanzas territoriales para la vigencia 2021, la Administración distrital prevé que los ingresos variarán de forma positiva. Esto nos parece un error, siendo aún peor que se estime una variación positiva del 9.42% en los ingresos corrientes de libre destinación- Icld, como se aprecia en el proyecto de presupuesto:

Es por todos sabidos que la Administración distrital, a través del Decreto 0744 de julio de 2020, redujo el presupuesto vigente en lo correspondiente a los Icld en $53.405’570.125, porque, de acuerdo a lo recaudado a esa fecha versus lo proyectado a 31 de diciembre de este año, no se cumpliría con las metas de recaudo. Quiere ello decir que, con el recorte, el Icld definitivo para la vigencia 2020 quedó en $463.042’077.386. En esta parte se hace necesario destacar que los dos rubros determinantes, los de más peso dentro de la composición de los Icld, son el impuesto predial unificado e industria y comercio. Para cuando el Distrito declaró la cuarentena, ya estos ingresos habían alcanzado el 80% del recaudo total, en lo que tiene que ver con el impuesto predial unificado, y el 60% en lo que concierne a industria y comercio.

Dentro de la exposición de motivos del citado proyecto de acuerdo no existen análisis del comportamiento histórico de estos ingresos, ejecución presupuestal de ingresos a la fecha, ni simulaciones tributarias que permitan inferir que a través de políticas fiscales excepcionales se van a lograr aumentar estos recaudos. Todo lo contrario, las cifras y predicciones que trae la exposición de motivos en materia del estado de la economía local, el desempleo y la pobreza, hacen prever que la contracción en los tributos distritales va a ser mas drástica, por las siguientes razones: la composición empresarial del Distrito está concentrada en un 90% en la micro, pequeña y mediana empresa, de las cuales, según una encuesta que se cita en el nombrado proyecto de presupuesto, el 74% de los encuestados manifiestan que han cerrado sus negocios y el 68% de los empadronados dicen que han perdido entre el 50% y 90% del capital de trabajo. El desempleo se ha trepado en más del 20% y el empleo no formal, que constituye más del 50% de la ocupación laboral, y que depende casi que exclusivamente del turismo, está en veremos. Lo que se prevé -en consecuencia – es que el presupuesto 2021 tendrá un recorte mayor al que se ha ejecutado este año, que supera el 10%.

Si habiendo recaudado en este año, para el primer trimestre, el 80% del predial y el 60% de industria y comercio, hubo que recortar el presupuesto de los Icld en más del 10%, imaginemos el panorama para el año venidero, cuando las expectativas son aún más oscuras. Si se calculan mal los ingresos corrientes de libre destinación, sencillamente se estructura mal el presupuesto, porque ellos son la principal fuente de financiación de los gastos de funcionamiento, parte del servicio de la deuda, apalancadores del déficit fiscal acumulado y de muchos programas de inversión para superar la pobreza y desigualdad.

Quedamos pendientes por analizar -en otra entrega – el déficit fiscal, sentencias y conciliaciones, gastos de funcionamiento e inversión.

Abogado, especialista en Derecho Público con experiencia en Derecho Urbanístico, Ordenamiento Territorial, Contratación Estatal y Gerencia de la Defensoría Pública, entre otros temas.

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar