Esto opino

Alex Saer Saker: ¿profeta en su tierra?

Por Felipe Merlano de la Ossa *

A principios de los años noventa de la centuria pasada, luego de trabajar y estudiar en Bogotá durante cinco años consecutivos, regresé a Cartagena de Indias gracias a la confianza y generosidad del entonces rector de la Universidad de Cartagena, Carlos Villalba Bustillo (QEPD). Un par de años después, Augusto Martínez Martínez me dio la oportunidad y el privilegio de trabajar en la Cámara de Comercio de Cartagena, donde empecé a conocer a Cartagena y a su gente.

En momentos de exploración de la vetusta biblioteca de la entidad gremial, encontré unos libros -en condiciones bastante precarias – donde sus secretarios ejecutivos llevaban un registro de las actividades comerciales, económicas e institucionales; así como temas relacionados con aspectos políticos, sociales y académicos. Esa bitácora era compartida con el Gobierno Nacional.

Entre muchas notas de importancia encontré una de 1918, relacionada con la preocupación de los dirigentes locales por el deterioro de la Bahía de Cartagena y los peligros que se cernían sobre este valioso cuerpo de agua. Me impresionó la claridad que desde esa época se tenía sobre los efectos de la sedimentación provocada por los residuos traídos por el Río Magdalena a través del Canal del Dique.

Ahora, en 2020, 102 años después, el Consejo de Estado ordena constituir una Mesa de Concertación para elaborar el “Plan Maestro de Restauración Ecológica para la Bahía de Cartagena”. Adicionalmente, fija un tiempo límite de seis meses y un lapso para alcanzar metas y cumplir compromisos.

Pero otro acto afortunado para nuestro ecosistema que hay que destacar se presenta con el nombramiento que hace el Gobierno Nacional del primer miembro del equipo responsable de este megaproyecto: el ingeniero Alex Saer Saker.

Y digo que es una decisión afortunada por lo siguiente: 1) Que el gobierno designe a uno de sus altos funcionarios como líder para recuperar la Bahía de Cartagena es – por sí solo – un hecho histórico, esperado desde hace un siglo, un verdadero hit. 2) Que ese funcionario sea además cartagenero, es un two-base. 3) Que asimismo sea un alto funcionario del Ministerio de Ambiente es, sin duda, un three base. 4) Que además de experto goce de prestigio y reconocimiento profesional es esperanzador y motivador, un auténtico hume-run. Y 5) Que -por razones conocidas en el plano local – tenga un alto grado de cercanía con el top management del Palacio de la Aduana, lo que lo dejaría por fuera de las prevenciones y desconfianzas ‘malandrinescas’, hacen que el batazo no sea un simple cuadrangular: es ya un home-run con bases llenas; una auténtico grand slam. Al menos en el papel.

Lo que se impone ahora, cuando se termine de conformar el Comité Ambiental de la Bahía de Cartagena, es que este equipo cuente con el apoyo de la institucionalidad y la sociedad cartagenera, y que se les otorgue la confianza que les permita ejercer con un grado notable de libertad sus funciones. Por supuesto, ese Comité tendrá que colocar el bien común por encima de los intereses de los particulares que irremediablemente se acercarán a este macroproyecto con distintas intenciones.

De igual forma, el Comité debe velar por la inclusión de los actores locales conocedores del tema, experticia acumulada durante años de trabajo y conocedores de la identidad cartagenera y sus modelos mentales. Y -desde luego – mantener una comunicación pública permanente y asertiva.

Tengo la sospecha de que este proceso puede generar una moraleja aleccionadora para Cartagena: “No todos los funcionarios que han ejercido o ejercen su oficio en el Gobierno Nacional, regional o local, deben ser señalados y estigmatizados; no todos los que tengan algún grado de familiaridad con funcionarios distritales (sin afectar lo dispuesto en las leyes colombianas) deben ser vetados para contribuir al desarrollo humano y equitativo de Cartagena de Indias; y solo con la participación de las diferentes fuerzas -sociales, gremiales, políticas, académicas – podremos superar la crítica coyuntura que afrontamos en esta época de pandemia y construir una sociedad más ética, eficiente y transparente”.

Economista con especialización en Finanzas y Legislación Financiera. Exsecretario General y exsecretario de Hacienda de Cartagena.

.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es aviso-tinaja-domicilios.jpg
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Cerrar